LIDERAZGO: SINCERO O FRANCO

Otto Porta

Job 2:10  Pero él le dijo: Como habla cualquier mujer necia, has hablado. ¿Aceptaremos el bien de Dios y no aceptaremos el mal? En todo esto Job no pecó con sus labios.

Job 2:11  Cuando tres amigos de Job, Elifaz temanita, Bildad suhita y Zofar naamatita, oyeron de todo este mal que había venido sobre él, vinieron cada uno de su lugar, pues se habían puesto de acuerdo para ir juntos a condolerse de él y a consolarlo.

Job 2:12  Y cuando alzaron los ojos desde lejos y no lo reconocieron, levantaron sus voces y lloraron. Cada uno de ellos rasgó su manto y esparcieron polvo hacia el cielo sobre sus cabezas.

Job 2:13  Entonces se sentaron en el suelo con él por siete días y siete noches sin que nadie le dijera una palabra, porque veían que su dolor era muy grande.

 

Job_32:3  Su ira se encendió también contra sus tres amigos porque no habían hallado respuesta, y sin embargo habían condenado a Job.

 

Job_42:7  Y sucedió que después que el SEÑOR habló estas palabras a Job, el SEÑOR dijo a Elifaz temanita: Se ha encendido mi ira contra ti y contra tus dos amigos, porque no habéis hablado de mí lo que es recto, como mi siervo Job.

 

Los amigos de Job llegaron justo un par de versículos después de que su esposa, lo único que le quedaba, lo despreciara. Acompañándolo en su dolor, sentados con él los 7 días y siete noches, esta es, hasta ahorita, una visita “sincera”.

 

Sin embargo, más adelante sus amigos empiezan a decirle a Job muchas cosas, talvez algunas de ellas verdaderas, le dicen de frente cosas que al final lo condenaban, más allá de encontrar soluciones para sus problemas. Sus comentarios no fueron hipócritas del todo, fueron comentarios muy “FRANCOS”, pero, poco sinceros al final.

 

Las palabras: “franco” y “sincero” parecieran significar, muchas veces, lo mismo y son utilizadas en forma indistinta, pero realmente son dos palabras con distintas intensiones.

 

Las personas “francas” son aquellas que dicen efectivamente verdades, de forma frontal, no tienen temor de decir las cosas de frente, pero muchas de ellas no lo hacen con la intención de solucionar problemas, corregir errores ni mucho menos edificar a otros miembros del equipo, subalternos e incluso superiores; muchos de ellos se jactan de su estilo o manera de ser.

 

Muchas personas autodenominadas “francas”, por alguna razón, les gusta ofender, herir o denigrar a otras personas.

 

Las personas “sinceras”, por otro lado, son las personas que también dicen las verdades a otros, sin temor a ser mal interpretados, incluso, a ofender o herir temporalmente a los demás, pero tienen una gran diferencia: ellos lo hacen con la intención, de corregir a otros del error, lo hacen con la intensión de edificarlos y guiarlos a su destino personal o corporativo.

 

Un líder sincero, edifica, construye, guía y lidera; su franqueza es siempre con propósito. Las personas francas, que no son sinceras,  destruyen, no tienen una dirección a llegar, no resuelven sino complican situaciones.

 

El líder sincero puede ejercer franqueza con solvencia porque siempre tiene en mente el resultado positivo para el final.

 

Tú puedes ser una persona franca, pero de nada servirá si no eres sincero. Los sinceros siempre tienen resultados positivos, los francos solo satisfacen su ego.

 

Los sinceros son sabios, los francos son solamente imprudentes.

 

Hay personas francas sinceras.

 

Los sinceros son siempre francos, pero los francos no siempre son sinceros.

 

¿Eres tú un líder sincero o simplemente eres una persona franca?

 

ORACIÓN:

Ayúdame Señor a ser una persona sincera y utilizar mi franqueza con sabiduría para ser siempre constructivo y no destructivo. Gracias Señor, en el nombre de Jesús, amén.

 

 

Si quieres recibir “Andronikos – blog devocional” escríbeme a ottoporta@andronikos.org un texto corto como: “envíenme Andronikos – blog devocional” o “quiero recibir Andronikos – blog devocional”.

También puedes seguirnos en Twiter (clik), youtube (clik aquí y suscribirse) y   Facebook haciéndote fan de Andronikos y dejándonos un mensaje (click). En nuestra página de Facebook hacer click en “LIKE”.

LIDERAZGO: EQUILIBRIO Y PRUDENCIA VERSUS MIEDO – PARTE # 2

Otto Porta

Pro_8:1  ¿No clama la sabiduría, y levanta su voz la prudencia?

 

Hemos aprendido a cuestionarnos cuando nos enfrentamos ante decisiones importantes, si actuaremos con equilibrio o lo haremos con temor. No estamos en contra de ser equilibrados, ni promovemos, ni aconsejamos a actuar desenfrenadamente ante algo, simplemente buscamos reevaluar y reconsiderar, si en algunos casos, no somos realmente equilibrados, sino temerosos.

 

A finales de los 90’s, Microsoft fue confrontado por Washington* sobre sus prácticas de negociación y tuvo que permanecer, por varios años, batallando legalmente para evitar ser quebrantado por el gobierno, debido a que, en los Estados Unidos, como en otros países, es ilegal el monopolio, protegen y previenen que el mercado sea dominado totalmente por uno solo.

 

Asumimos que muchas grandes organizaciones actúan con lo que la mayoría entiende como “prudencia” y “equilibrio” al ver lo sucedido con Microsoft por lo que muchos de ellos frenaron sus crecimientos, por lo tanto, su evolución y desarrollo.

 

Google, sin embargo, no es una esas empresas, Google es un ejemplo de crecimiento, evolución, innovación y agresividad.

 

Algunos de sus logros y resultados en Agosto, 2011:

  • Búsquedas: 11.1 billones (Yahoo: 2.8 billones, Microsoft: 2.5 Billones. Total de búsquedas: 17 billones)
  • Software móvil: Android tiene el 43% de participación de mercado.
  • Google compra Motorola (teléfonos inteligentes) por 12.5 billones.
  • YouTube (de Google) es líder sobre Hulu, Vevo y otros.
  • Google Maps: 67.1 %MS.

 

Por lo sucedido con Microsoft, Google pudo haber pensado y actuado con “temor” o “equilibrio”, dejando la innovación o adquisición de otras compañías como Motorola.

 

Google enfrentó también a Washington este año (2011), defendiéndose de señalamientos por “dominio” del mercado en la Internet. Eric Schmidt, CEO de Google defendió a la compañía ante el senado estadounidense del señalamiento de “dominio de la Red”, de donde, con una ligera sonrisa, salió ileso del cuestionamiento recibido.

 

Con la seguridad del desempeño de Google, Schmidt dijo a uno de los senadores, el siguiente enunciado, que a nivel personal, considero elegante, contundente, firme, acertado y principalmente efectivo:

 

“Muchos de nosotros, en el Valle del Silicón, hemos absorbido la lección de aquella era (refiriéndose en forma alusiva al evento con Microsoft en los 90´s) por lo que le pido que recuerde que, no todas las compañías son cortadas de la misma tela y que, el pasado de una compañía, no representa, necesariamente, el futuro de las demás”

 

El evento de Microsoft en los 90´s sentó un precedente para que las compañías actúen con “equilibrio” y “prudencia”, pero Google sentó un precedente para que las compañías actúen “sin temor” cuando tienen una visión. Sin romper, por supuesto, las normas de ética e integridad.

 

¿Equilibrio? o ¿temor?

 

*The Wall Street Journal – Septiembre 22, 2011.

 

ORACIÓN:

Padre nuestro y bendito, no permitas que nuestra agresividad nos aparte de tu camino, pero que el temor, tampoco nos detenga en nuestra misión, en el nombre de Jesús, Amén.

 

Si quieres recibir “Andronikos – blog devocional” escríbeme a ottoporta@andronikos.org un texto corto como: “envíenme Andronikos – blog devocional” o “quiero recibir Andronikos – blog devocional”.

También puedes seguirnos en Twiter (clik), youtube (clik aquí y suscribirse) y   Facebook haciéndote fan de Andronikos y dejándonos un mensaje (click). En nuestra página de Facebook hacer click en “LIKE”.

LIDERAZGO: EQUILIBRIO Y PRUDENCIA VERSUS MIEDO – PARTE # 1

Otto Porta

Pro_14:8  La sabiduría del prudente está en entender su camino, más la necedad de los necios es engaño.

 

La palabra hebrea en al Antiguo Testamento para traducir prudente es: “ârûm” y significa: “astucia” o “sagacidad”. El prudente no es el que deja de tomar decisiones o el que nunca arriesga, el prudente es el que tiene astucia y sagacidad cuando toma riesgos.

 

Muchas veces nos definimos como Equilibrados significando que somos prudentes, que no somos extremistas, que no somos fanáticos, que no nos sobrepasamos cuando tomamos decisiones. Utilizamos la palabra “equilibrado” también para describir a alguien o algo que no es extremista o que no se va al otro lado del péndulo. Algunos diccionarios seculares describen al prudente o equilibrado como alguien “sensato” o “ecuánime”.

 

Ambas palabras: “prudente” y “Equilibrado” las he utilizado muchas veces bajo la protección de más de uno de los conceptos, definiciones o significados mencionados arriba. Pero desde hace mucho tiempo he estado repensando su uso, he decidido hacer algo así como un honesto análisis sobre el verdadero uso de ellas y he llegado a varias conclusiones, entre otras:

 

  1. Las palabras “PRUDENTE” y EQUILIBRADO” son palabras muy poderosas. Te pueden ayudar a evitar peligros, pero también te pueden detener al logro de tu visión al evitar que pases por esos peligros que eventualmente son necesarios para llegar a tu destino.
  2. Estas palabras pueden ser una buena excusa para esconder mis temores.
  3. El equilibrio es bueno pero muchas veces es una excusa para no tomar riesgos.
  4. Cuando usamos estas palabras deberíamos cuestionarnos, preguntándonos: ¿realmente somos prudentes o somos miedosos?  ¿a veces no actúo porque soy equilibrio o porque tengo miedo a fracasar, al que dirán o a traicionar mis propios antiguos conceptos?
  5. Creo que muchas veces nos escondemos bajo esta poderosa frase: “hay que ser equilibrados” cuando no conocemos algo que talvez es bueno pero que no nos atrevemos a explorar por miedo o porque nunca estuve de acuerdo con ello y es algo correcto.
  6. Si la palabra prudente significa “astucia” o “sagacidad”, lo que necesito es sabiduría para conocer y no desviarme de mis caminos (Prov 14:8), pero “no” dejar de actuar cuando debo hacerlo, principalmente, en los momentos críticos de la jornada.
  7. Ser equilibrado es entonces, no perder el balance, no desviarme del camino al propósito al que fui llamado, pero no significa que me detenga argumentando que soy “equilibrado”.

 

ORACIÓN:

Ayúdame Señor a distinguir entre Equilibrio y Miedo, en mis decisiones para alcanzar el propósito que me diste. En el nombre de Jesús, amén.

 

Si quieres recibir “Andronikos – blog devocional” escríbeme a ottoporta@andronikos.org un texto corto como: “envíenme Andronikos – blog devocional” o “quiero recibir Andronikos – blog devocional”.

También puedes seguirnos en Twiter (clik), youtube (clik aquí y suscribirse) y   Facebook haciéndote fan de Andronikos y dejándonos un mensaje (click). En nuestra página de Facebook hacer click en “LIKE”.

LIDERAZGO: LOS QUE ABANDONAN – LOS QUE ACAMPAN – LOS QUE ESCALAN

Otto Porta

Gen 11:31  …y salió con ellos de Ur de los caldeos, para ir a la tierra de Canaán; y vinieron hasta Harán, y se quedaron allí.

 

Gen_12:5  Tomó, pues, Abram a Sarai su mujer, y a Lot hijo de su hermano, y todos sus bienes que habían ganado y las personas que habían adquirido en Harán, y salieron para ir a tierra de Canaán; y a tierra de Canaán llegaron.

 

Dios llamó a Abraham para algo realmente grande, una visión que afectaría en toda una nación, a su familia y todas sus generaciones. Para él era difícil entender la magnitud del llamado, por lo que una puerta grande, temporal, lo podía detener en su jornada al destino que Dios tenía para él.

 

Dios lo llamó para que fuera a la tierra de Canaán, pero cuando pasaron por Harán, se quedaron allí por un tiempo suficientemente largo para adquirir bienes, empleados y otros.

 

Abraham había “acampado” en Harán y se había acomodado, esto retrasó su jornada a Canaán. Si no sale de Harán, no llega a su destino.

 

En la jornada de la vida existen tres tipos de personas:

  1. Los que abandonan.
  2. Los que acampan.
  3. Los que escalan.

 

  1. 1.      LOS QUE ABANDONAN:

Estas son las personas que abandonan o se dan por vencido rápidamente, los que en Ingles se conocen como “Quitters”, los que emprenden algo y cuando viene la adversidad renuncian o abandonan el proyecto. Estos son lo derrotistas que siempre están pensando en que no lograrán sus objetivos, que todo lo ven imposible. En su mente ya perdieron el trabajo o no serán contratados para uno mejor.

 

 

 

  1. 2.      LOS QUE ACAMPAN:

Estos son los que se atreven, arriesgan, avanzan mucho más que los que abandonan, son capaces de concluir proyectos, de alcanzar metas, se hacen expertos en lo que hacen, obtienen resultados y son buenos trabajadores; pero una vez que alcanzan cierta posición, logran conocer el sistema, se acomodan, llegan a un nivel y se quedan allí.

 

A simple vista esto no tiene nada de malo, más bien son vistos como personas exitosas, el problema ocurre cuando las variables externas cambian radicalmente, cuando las reglas del juego ya no son iguales y su acomodamiento los lleva a perder posición.

 

Un ejemplo de “los que acampan” son aquellos que lograron entrar a una empresa exitosa, se hicieron expertos en su posición, cuidaron su trabajo con responsabilidad e integridad, pero nunca se pusieron al día con la tecnología, los nuevos sistemas de comunicación y nuevas formas de hacer su trabajo; perdieron su productividad y eventualmente el trabajo.

 

“Los que acampan” corren el riesgo de convertirse en obsoletos.

 

  1. 3.      LOS QUE ESCALAN:

Estos son los que, una vez que alcanzan un nivel, no están dispuestos a acomodarse (a acampar). Los que escalan, alcanzan una posición y desde allí empiezan a buscar cómo alcanzar el próximo nivel. Esto lo aplican en toda la jornada de la vida.

 

Ejemplos de “los que escalan”:

  • Los estudiantes que concluyen la universidad con un grado de licenciatura (Bachelor´s), pero avanzan a la Maestría o se preparan y especializan en áreas específicas y siempre están al día en lo relacionado a esa especialización.
  • Una persona de negocios que alcanza cierto nivel de ventas o participación de mercado, pero que el mercado donde participa evoluciona y sabe que si no pasa al siguiente nivel, quedará fuera del mercado. Exigen y se exigen mayor rendimiento.

 

“Los que escalan” siempre están inquietos, no están cómodos con su situación actual, “no acampan”, se preparan para el siguiente nivel y avanzan.

 

¿Eres tú de los que abandonan, de los que acampan o de los que escalan?

 

ORACIÓN:

Ayúdame Señor a no abandonar la visión que me has dado, ni a acampar acomodadamente, sino a avanzar a mi destino preparado por ti. En el nombre de Jesús, amén.

 

Si quieres recibir “Andronikos – blog devocional” escríbeme a ottoporta@andronikos.org un texto corto como: “envíenme Andronikos – blog devocional” o “quiero recibir Andronikos – blog devocional”.

También puedes seguirnos en Twiter (clik), youtube (clik aquí y suscribirse) y   Facebook haciéndote fan de Andronikos y dejándonos un mensaje (click). En nuestra página de Facebook hacer click en “LIKE”.