LIDERAZGO: EL PANORAMA O LA FIGURA COMPLETA (THE BIG PICTURE)

Otto Porta

2Ki 6:15  Y cuando el que servía al
hombre de Dios se levantó temprano y salió, he aquí que un ejército con
caballos y carros rodeaba la ciudad. Y su criado le dijo: ¡Ah, señor mío! ¿Qué
haremos?

2Ki 6:16  Y él respondió: No temas,
porque los que están con nosotros son
más que los que están con ellos
.

2Ki 6:17  Eliseo entonces oró, y
dijo: Oh SEÑOR, te ruego que abras sus
ojos para que vea
. Y el SEÑOR abrió los ojos del criado, y miró, y he aquí
que el monte estaba lleno de caballos y carros de fuego alrededor de Eliseo.

 

El siervo de Eliseo estaba enfocado en el número y posición del enemigo sin
tomar en cuenta los ejércitos y posición estratégica que Dios les había dado y el
Señor tuvo que abrir sus ojos espirituales para ver la figura o panorama completo.
Eliseo en cambio, sí podía ver el conjunto (The Big picture).

 

¿A cuántos de nosotros nos hicieron el ejemplo del punto negro en la
pizarra blanca?

Para los que nunca lo hicieron:

El entrenador, coach, profesor o capacitador ponía un punto negro en medio
de la pizarra blanca con su marcador grueso y preguntaba: ¿Qué ven? Muchos
contestaban; “un punto negro” y él decía: ¿Por qué la mayoría se concentra en
describir el punto negro pequeño, pocos o ninguno contestaban: “una pizarrón
blanco grande con un punto pequeño negro al centro”. Concentrarse en el pequeño
punto no deja ver el “panorama completo” (the big picture).

 

Otro ejercicio famoso es definir cuantos cuadrados vemos  en la figura de abajo, ¿cuántos tú ves?
(puedes escribirme a ottoporta@andronikos.org si
quieres darme tu resultado).

 

 

 

 

 

 

Ver la figura completa significa:

  • Fijarse en el conjunto y en los
    detalles, sin tomar decisiones en base solamente en uno de esos detalles.
  • Conocer toda la información sobre un
    caso a resolver.
  • Tomar en cuenta los pros y contras de un
    asunto.
  • Escuchar ambas versiones en un conflicto
    entre dos o más empleados o departamentos (esposos en los casos familiares).
  • Evaluar consecuencias a corto y largo
    plazo.
  • Observar quienes serán afectados en las
    decisiones a tomar.
  • En negocios, tomar en cuenta el impacto
    general de la operación cuando tomamos una decisión.

 

Si tomamos decisiones en base, solamente a una versión o una dimensión del
asunto podríamos cometer errores con consecuencias desastrosas.

 

Como líderes, muchas veces tendremos que examinar y tomarnos el tiempo para
los detalles, pero no nos olvidemos que existe alrededor de ellos, un panorama
completo (the big picture).

 

ORACIÓN:

Señor, ayúdame a tomar daciones observando siempre el panorama completo. En
el nombre de Jesús, amén.

 

 

Si quieres recibir “Andronikos – blog devocional” escríbeme a ottoporta@andronikos.org un
texto corto como: “envíenme Andronikos – blog devocional” o “quiero recibir
Andronikos – blog devocional”.

También puedes
seguirnos en Twiter (clik), youtube (clik aquí y suscribirse) y   Facebook haciéndote fan de
Andronikos y dejándonos un mensaje (click). En nuestra
página de Facebook hacer click en “LIKE”.

LIDERAZGO: OBJETIVO O SUBJETIVO


Otto Porta

Luk 19:16  Y se presentó el primero, diciendo: “Señor, tu mina ha producido diez minas más.”

Luk 19:17  Y él le dijo: “Bien hecho, buen siervo, puesto que has sido fiel en lo muy poco, ten autoridad sobre diez ciudades.”

Luk 19:20  Y vino otro, diciendo: “Señor, aquí está tu mina, que he tenido guardada en un pañuelo;

Luk 19:21  pues te tenía miedo, porque eres un hombre exigente, que recoges lo que no depositaste y siegas lo que no sembraste.”

Luk 19:22  El le contestó: “Siervo inútil, por tus propias palabras te voy a juzgar. ¿Sabías que yo soy un hombre exigente, que recojo lo que no deposité y siego lo que no sembré?

Luk 19:23  “Entonces, ¿por qué no pusiste mi dinero en el banco, y al volver yo, lo hubiera recibido con los intereses?”

La diferencia entre un líder objetivo y otros subjetivos la encontramos en la forma expresarse y en la toma de decisiones.

Podríamos decir que un líder objetivo es aquel que emite opiniones, toma decisiones o determinaciones independientemente a sus sentimientos o intereses personales. Evalúa los resultados, las actitudes y los esfuerzos de sus colaboradores para remunerar, premiar y otorgar promociones, más allá de la amistad, la antigüedad de los empleados, la afinidad o cercanía que tenga con ellos.

Cuando los que rodean al líder objetivo saben que éste tomará las decisiones de manera objetiva, estos aprenderán a presentar sus resultados de manera objetiva también. En nuestro ejemplo bíblico, observamos que el siervo malo, no trabajó la mina que le entregaron y además trató de dar argumentos subjetivos: “tuve  miedo”, “eres muy exigente”… su falta de objetividad lo llevó a culpar a su líder y tratar de buscarle alguna debilidad sin asumir su responsabilidad: “recoges lo que no depositaste”, “ciegas donde no sembraste”, sin embargo, el líder por ser objetivo, no entró en el juego de defender su posición sino lo juzgó por sus propios argumentos: “Siervo inútil, por tus propias palabras te voy a juzgar…”.

El líder objetivo espera resultados, información y reportes claros y absolutos, por ejemplo: 10 minas, 10 ciudades.

Otra característica de la información objetiva es que ésta es más absoluta que relativa y el líder objetivo espera que sus colaboradores hablen de manera objetiva.

EJEMPLOS DE EXPRESIONES OBJETIVAS Y EXPRESIONES SUBJETIVAS:

 

  • Subjetivo:   vendimos mucho este mes

Objetivo:     vendimos $100,000 este mes

  • Subjetivo:   crecimos bastante este año

Objetivo:    crecimos un 20% este año

  • Vendedor subjetivo: muchos clientes se quejan de nuestros precios

Vendedor objetivo:   únicamente 2 clientes se quejan de nuestros precios

  • Vendedor subjetivo: tengo una cartera grande clientes

Vendedor objetivo: tengo una cartera de 200 clientes

  • Jefe subjetivo:  los espero temprano mañana

Líder objetivo: los espero mañana a las 8 en punto

La información objetiva ayudará al líder a definir estrategias más efectivas y a poder evaluar a sus colaboradores para eventuales incrementos salariales o promociones de puestos.

El líder también debes ser objetivo para dar instrucciones o para presentar planes de incentivos y metas.

¿Eres tú un líder o subalterno objetivo o subjetivo?

Te desafiamos a expresarte de manera objetiva con tus jefes y subalternos.

ORACIÓN:

Señor, enséñame a ser objetivo  cuando reporto a mis jefes o cuando doy instrucciones a mis subalternos. En el nombre de Jesús, amén.

Si quieres recibir “Andronikos – blog devocional” escríbeme a ottoporta@andronikos.org un texto corto como: “envíenme Andronikos – blog devocional” o “quiero recibir Andronikos – blog devocional”.

También puedes seguirnos en Twiter (clik), youtube (clik aquí y suscribirse) y   Facebook haciéndote fan de Andronikos y dejándonos un mensaje (click). En nuestra página de Facebook hacer click en “LIKE”.

LIDERAZGO: YO –YO (YOYISMO)


Otto Porta

1Sa 13:11  Pero Samuel dijo: ¿Qué has hecho? Y Saúl respondió: Como vi que el pueblo se me dispersaba, que tú no llegabas dentro de los días señalados y que los filisteos estaban reunidos en Micmas,

1Sa 13:12  me dije: “Ahora los filisteos descenderán contra mí en Gilgal, y no he implorado el favor del SEÑOR.” Así que me vi forzado, y ofrecí el holocausto.

Saúl está “lleno de Sí mismo”, cuando habla, siempre lo hace en primera persona: me dije… contra mí… no he… me vi forzado… ofrecí…   yo… yo… yo…

Es cierto que muchas veces necesitamos hablar en primera persona, por ejemplo, cuando damos nuestra opinión o punto de vista en discusiones importantes y no queremos comprometer la opinión de los demás, o cuando alguien nos hace una pregunta directa como: ¿Quién lo hizo?

Muchos recordamos cuando jugamos con el yo-yo, un juguete para niños y adultos (video adjunto *) que se lanza con una cuerda amarrada en un extremo a uno de nuestros dedos de la mano y el otro en el aparato. Con el yo-yo se pueden hacer un sin  número de malabarismos a partir de  lo que llamamos “dormir el yo-yo” pero al final de todos los movimientos, el yo-yo regresará a nosotros, el yo-yo lo podemos hacer girar, lanzar para adelante, hacia arriba, al frente; pero siempre alrededor nuestro y siempre regresará a nosotros.

Los ejecutivos o colaboradores yo-yo se expresan de la misma manera, todo lo que dicen o hacen será en función de ellos, ellos son lo más importante, todo debe circular en torno a ellos. Trabajar con este tipo de líderes o trabajadores es difícil y al final, si no son reconocidos o las cosas no se hacen como ellos dicen o si sus opiniones no son las únicas, tarde o temprano colapsarán y terminarán renunciando, rebelándose o simplemente dejaran de participar y aportar sus capacidades.

Los líderes yo-yo requieren la atención total hacia ellos, son celosos, a veces envidiosos, egoístas y difícilmente pueden trabajar en equipo. El equipo y los resultados generales del departamento o empresa, no son importantes y menos prioritarios para ellos. Los yo-yos no están interesados en lo que pasa en otras áreas de la empresa y eventualmente, tampoco en los resultados de sus compañeros, jefes o subalternos, están llenos de ellos mismos. No trabajan para la visión de la empresa ni para los resultados de su equipo, solo les interesa los resultados que ellos obtengan, los yo-yos no trabajan para la empresa sino para ellos mismos y podrían llegar a traicionar a la empresa.

¿CÓMO DETECTAR A LOS YO-YOS?

 

Muy fácil, solamente tienes que observar cómo se expresan:

  • El egocentrismo es su característica principal.
  • En sesiones o conversaciones colectivas, dan su opinión pero no escuchan la opinión de los demás. Pareciera que nunca escucharon nada adicional a lo que ellos dijeron.
  • Opinan pero cuando alguien más lo hace, están viendo hacia abajo, leyendo o simplemente con su mirada indiferente, están pensando solamente en su opinión.

 

La diferencia entre el líder y el yo-yo cuando hablan:

  • Líder: hemos diseñado

Yo-yo: yo diseñé

  • Gerente de Ventas (líder): llegamos a la meta, nosotros vendemos 1 millón.

Gerente de Ventas yo-yo: llegue a la meta, yo vendo 1 millón.

  • Líder: lo logramos, lo vamos a lograr…

Yo-yo: lo logré, lo voy a lograr…

  • Líder: nuestros empleados…  nuestra congregación… nuestra empresa…

Yo-yo: mis empleados… mi congregación… mi empresa…

El líder no le preocupa hablar en plural porque está seguro de quien es él, el yo-yo habla en primera persona singular porque tiene miedo de no ser reconocido o de perder sus trabajo.

¿Eres un líder que habla en plural cuando habla de las victorias o eres un ejecutivo yo-yo lleno de temores y complejos?

¡Cuidado con los yo-yos!

*Video adjunto:

http://www.youtube.com/watch?v=knYCilujrFM

ORACIÓN:

Señor, no quiero ser un yo-yo, quiero ser un líder verdadero. Por Cristo Jesús, amén.

Si quieres recibir “Andronikos – blog devocional” escríbeme a ottoporta@andronikos.org un texto corto como: “envíenme Andronikos – blog devocional” o “quiero recibir Andronikos – blog devocional”.

También puedes seguirnos en Twiter (clik), youtube (clik aquí y suscribirse) y   Facebook haciéndote fan de Andronikos y dejándonos un mensaje (click). En nuestra página de Facebook hacer click en “LIKE”.