NEGOCIOS: ¿QUIÉN ME ESTÁ SUBIENDO LA BARRA?


Otto Porta

Gen 31:41  Estos veinte años he estado en tu casa; catorce años te serví por tus dos hijas, y seis por tu rebaño, y diez veces cambiaste mi salario.

Jacob tuvo que trabajar para Labán por siete años a cambio de su hija Raquel. El día de la boda, Labán le entregó a Lea, la otra hija. Jacob tuvo que trabajar para Labán otros siete años para poder quedarse con Raquel. Labán le subía la barra a Jacob constantemente.

En la vida enfrentaremos líderes, jefes, situaciones, circunstancias, eventos y aún tecnología, que nos subirán la barra constantemente.  Siempre habrá alguien o algo que se encargara de subirnos la barra.

Un competidor de salto alto deberá entrenar para superar la altura record mundial, no su propio record, de lo contario superará su capacidad, pero no la de sus competidores y nunca ganará la competencia. Todos los competidores profesionales estarán subiendo la barra más allá del record actual buscando superarlo.

En los negocios sucede igual, todos los días, alguien está subiendo la barra.

¡NOS SUBEN LA BARRA A CADA RATO!

  • Vemos que el teléfono o laptop que compramos hace un año, que además hicimos un esfuerzo grande para pagarlos, ya los venden a la mitad de precio y en algunos casos, los ofrecen gratis por firmar nuevos contratos porque ya salió al mercado la nueva generación con mejores y más rápidos procesadores par las nuevas aplicaciones.
  • Acabas de actualizar las nuevas aplicaciones en las redes sociales y ya cambiaron el diseño, agregaron nuevas aplicaciones y nuevas formas de conectarse entre sí y aunque las RS no estuvieren incrementando las ventas dramáticamente, no estar en ellas tus ventas podrían verse comprometidas.

 

Todos esos cambios vienen de las exigencias del mercado, el consumidor dicta la velocidad y las formas y la competencia corre buscando satisfacerlos y anticiparse a sus exigencias.

¿QUÉ HACER ENTONCES?

  1. ¡No entrar en pánico!
  2. Apartar la frustración de nosotros. La frustración es una emoción y es difícil no sentirla, pero no debe ser un arma que nos lleve a rendirnos. La frustración  hay que superarla rápido informándonos y actualizándonos, aunque no compremos los últimos gadgets (aparatos) del mercado. No nos queda otra, es ya parte de la vida humana.
  3. Priorizar. No todas las barras que suben hay que saltarlas, las que son prioritarias e importantes, enfrentarlas y las que no, discriminarlas.
  4. Mantener un plan continuo de ejercicios para superar las barras de nuestra competencia que seguirán subiendo y un plan de entrenamiento con las alturas de la barra subida por mí mismo para que cuando alguien la suba, yo estaré preparado para saltarla fácilmente.
  5. Reasignar el presupuesto. Asignar presupuesto para prepararse y actualizarse.
  6. Convertirnos en campeones en subir las barra para nosotros y los competidores.
  7. Mantener la expectativa.

 

Solo los que quieren ganar la competencia tendrán la disciplina y harán el esfuerzo por saltar más ato. Aquellos que se quede en la frustración y mediocridad, saldrá de la competencia.

ORACIÓN:

Señor ayúdame a convertirme en un experto en saltar las nuevas alturas de la barra. En el nombre de Jesús, amén.

Si quieres recibir “Andronikos – blog devocional” escríbeme a ottoporta@andronikos.org un texto corto como: “envíenme Andronikos – blog devocional” o “quiero recibir Andronikos – blog devocional”.

También puedes seguirnos en Twiter (clik), youtube (clik aquí y suscribirse) y   Facebook haciéndote fan de Andronikos y dejándonos un mensaje (click). En nuestra página de Facebook hacer click en “LIKE”.

NEGOCIOS: ME SUBIERON LA BARRA Y ME QUEDÓ MUY ALTA


Otto Porta

1Ki_19:4  Y él se fue por el desierto un día de camino, y vino y se sentó debajo de un enebro; y deseando morirse, dijo: Basta ya, oh Jehová, quítame la vida, pues no soy yo mejor que mis padres.

Es posible que Elías se refiriera a sus líderes, su estado de ánimo y su autoestima estaban por los suelos. Elías sintió, en determinado momento que la barra que saltaron sus líderes le había quedado demasiado alta, que no tenía los standards para alcanzar la altura, que en otras oportunidades, había logrado superar. El final de esa parte de la historia de Elías es que, no solo logró superarla, sino que pudo subir a alturas mayores.

Si el atleta Dick Fosbury (ver tema: “Subiendo la barra”) no hubiera buscado una nueva forma de saltar al barra, cuando ni siquiera los 5 pies de altura podía saltar, hubiera abandonado el deporte que lo llevó a la fama, antes de intentarlo.

Algunos líderes que, en el pasado pudieron romper sus propios records, superando alturas sin temor a fallar, ahora se encuentran en la posición de Elías: enfocados en la altura de la barra y no en los premios, promociones y satisfacciones que da el saltar nuevas alturas. Ven la barra con desánimo y con una actitud derrotista, irritados o deprimidos, criticando a otros, incluyendo a los encargados de subir la barra, dando toda clase de excusas sin ni siquiera intentarlo, por ejemplo:

Algunos vendedores o emprendedores que iniciaron con entusiasmo, las metas de ventas eran un reto a superar cada mes, algunas veces no se alcanzaron y el desafío crecía en ellos logrando recuperarse los siguientes meses, además, dándole ánimo a los desanimados o a los novatos; eran vendedores admirados por otros y creyendo en ellos mismos, buscando su superación, oyendo temas de ventas, de cómo alcanzar los objetivos, asistiendo a talleres, seminarios o entrenamientos de ventas, leyendo los últimos libros sobre el tema e investigando online o en el campo las opciones para vender más, pero, por algo que pasó en su vida personal, o por un golpe financiero o por un despido injusto que los llevó a un temporal fracaso, ya ni siquiera quieren intentar saltar la barra de nuevo, el tiempo sigue avanzando y la barra sigue subiendo. Nuestro campeón está inhibido y peor aún, ya convenció a su esposa, hijos y amigos, que saltar la barra, es imposible.

A todos los que están pasando por esta situación quiero decirles que Dios todavía da fuerzas al debilitado e inteligencia al que la requiera, que si pudieron saltar la barra en el pasado, ahora también.

Los animo a que, sin dar más excusas…     decidan correr de frente a la barra e intentar saltarla una y otra vez, hasta romper nuevamente los records.

ORACIÓN:

Padre, ayúdame a levantarme y correr a saltar al barra de nuevo. En el nombre de Jesús. Amén.

Si quieres recibir “Andronikos – blog devocional” escríbeme a ottoporta@andronikos.org un texto corto como: “envíenme Andronikos – blog devocional” o “quiero recibir Andronikos – blog devocional”.

También puedes seguirnos en Twiter (clik), youtube (clik aquí y suscribirse) y   Facebook haciéndote fan de Andronikos y dejándonos un mensaje (click). En nuestra página de Facebook hacer click en “LIKE”.

NEGOCIOS: SUBIR LA BARRA ANTES DE QUE ME LA SUBAN A MI


Otto Porta

Mar 9:2  Seis días después, Jesús tomó a Pedro, a Jacobo y a Juan, y los llevó aparte solos a un monte alto; y se transfiguró delante de ellos.

 

A tres de los discípulos: Pedro, Santiago y Juan, les volvieron a “subir la barra”. Estos son los discípulos que acompañaban al Señor en misiones especiales. La barra para ellos nunca estaría a la misma altura. Por eso ellos llegaron a ser los principales líderes de la Iglesia.

 

¡VOLVIERON A SUBIR LA BARRA!

La formación profesional, nuestra preparación para el trabajo, nuestra dedicación a lo que hacemos, nuestro compromiso, incluso en la iglesia,  ya no da lugar para la mediocridad (hacerlo todo a medias), la barra está subiendo constantemente y los que estemos dispuestos a subir nuestros standards seremos los que podremos superar la nueva altura.

Esto sucede en todas áreas profesionales. Veamos un ejemplo de la exigencia hacia los mercadólogos:

 

De acuerdo a la publicación de “Marketing Thought Leaders” de Junio 16 del 2011, para cualquier nuevo ejecutivo de la empresa, los primeros meses de trabajo es un asunto de adaptación y nervios, pero de los  Gerentes de Marketing (CMOs), se espera que actúen como agentes de cambio de toda la corporación. Para ellos no hay tiempo ni de adaptación, deben “aterrizar corriendo” para que desde el día uno empiecen a satisfacer las crecientes presiones del desempeño de la corporación en los nuevos escenarios.

El CMO debe pasar de renovar a innovar de forma creativa y efectiva para que las compañías satisfagan las necesidades y exigencias del mercado o las empresas empezarán a declinar con peligro de extinción.

 

La barra está subida para ellos y ningún CMO la podrá superar si no se actualiza, anticipa, y utiliza su creatividad objetivamente.

¡Tú y yo necesitamos subir la barra antes de que nos la suban a nosotros!

 

Mientras más nos anticipemos a los eventos del mercado,  mientras más informados y preparados estemos, siempre estaremos adelante y podremos subir la barra de nuestra actividad antes de que nos la suban y quedemos detrás del mercado.

ORACIÓN:

Señor, ayúdame a anticiparme para superar la altura de las exigencias del mercado, en el nombre de Jesús, amen.

Si quieres recibir “Andronikos – blog devocional” escríbeme a ottoporta@andronikos.org un texto corto como: “envíenme Andronikos – blog devocional” o “quiero recibir Andronikos – blog devocional”.

También puedes seguirnos en Twiter (clik), youtube (clik aquí y suscribirse) y   Facebook haciéndote fan de Andronikos y dejándonos un mensaje (click). En nuestra página de Facebook hacer click en “LIKE”.

NEGOCIOS: SUBIENDO LA BARRA (RAISING THE BAR)


Otto Porta

Mat 4:18  Andando Jesús junto al mar de Galilea, vio a dos hermanos, Simón, llamado Pedro, y Andrés su hermano, que echaban la red en el mar; porque eran pescadores.

Mat 4:19  Y les dijo: Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres.

Mat 4:20  Ellos entonces, dejando al instante las redes, le siguieron.

Mat 4:21  Pasando de allí, vio a otros dos hermanos, Jacobo hijo de Zebedeo, y Juan su hermano, en la barca con Zebedeo su padre, que remendaban sus redes; y los llamó.

Pedro, Andrés, Juan y Jacobo; no están en ese momento ayudando a sus padres en el negocio, ellos eran pescadores de profesión. Algunos de ellos hasta saben cómo reparar sus herramientas de trabajo.

La propuesta del Señor de pescar hombres, para el Reino de Dios, requerirá que apliquen sus destrezas a la máxima expresión y por el tipo de peces que el Señor quiere, exigirá que estos expertos adquieran nuevos conocimientos, nuevas técnicas, nuevas habilidades, nuevas herramientas, nuevas ayudas.

Ellos aceptaron el reto y para logarlo, necesitan levantar su nivel.

¡El Señor “les subió la barra” y ellos están dispuestos a superarla!

Tuve el privilegio de ver por televisión la competencia de Salto Alto en las olimpiadas de México 1968, cuando el atleta Dick Fosbury cambió totalmente la forma de saltar la barra e impuso un nuevo record mundial de 2.24 metros (7 pies 4.25 pulgadas) ganando así la medalla de oro. La  técnica Straddle, utilizada en aquellos tiempos (*video) era complicada para Fosbury y no saltaba ni los 5 pies, Fosbury decidió saltar de espaldas evolucionando la técnica y llevándolo a ganar la medalla de oro. La técnica es conocida como: Fosbury Flop (adjunto video).

¿CÓMO SUBE LA BARRA?

Cada vez que un atleta rompe el record mundial, sube el nivel de exigencia para los demás atletas, esa será la marca mínima a proponerse y entrenar hasta lograrlo. Vendrán otros rompiendo records y la barra seguirá subiendo.

Actualmente el record mundial lo tiene Javier Sotomayor de Cuba con 2.45 Metros (8.03 pies) –  Julio/27, 1993.

¿QUÉ SIGNIFICA “SUBIR LA BARRA” EN LOS NEGOCIOS?

 

  • Significa subir el nivel.
  • Subir las expectativas en nuestra compañía, productos o en nosotros mismos como ejecutivo.
  • Subir el standard.

 

El mercado subió la barra para todas las empresas: la tecnología, la comunicación y su exposición requiere un servicio, no rápido, sino inmediato, no excelentes productos, sino perfectos para ellos. Esto produjo que se subiera la barra competitiva: la competencia no busca satisfacer las necesidades inmediatas, sino busca anticiparse a las futuras exigencias. Debido a esto, las empresas subieron la barra a los empleados, no exigiendo empleados puntuales o que trabajen duro, sino empleados capaces de aportar productividad. No que aprendan rápido, sino que enseñen y aporten sus conocimientos y capacidades para crecer.

El mercado (consumidor) exige a las empresas que rompan records en su oferta y las empresas requieren empleados capaces de romper records.  

Para eso no solo se necesita que nos esforcemos más, sino que innovemos creativamente las formas, como lo hizo Fosbury.

¿Estás dispuesto a subirte la barra tú mismo y prepararte para superar las exigencias del mercado laboral y comercial?

__________________________

*Videos adjuntos.

La técnica de Straddle:  http://www.youtube.com/watch?v=3pXmcm_ZUBA&feature=related

La técnica de Fosbury:   http://www.youtube.com/watch?v=Id4W6VA0uLc

Javier Sotomayor:          http://www.youtube.com/watch?v=vWde8sMxe1w

ORACIÓN:

Señor dame creatividad, innovación y capacidad para romper records y subir yo la barra antes de que me la suban. En el nombre de Jesús, amén.

Si quieres recibir “Andronikos – blog devocional” escríbeme a ottoporta@andronikos.org un texto corto como: “envíenme Andronikos – blog devocional” o “quiero recibir Andronikos – blog devocional”.

También puedes seguirnos en Twiter (clik), youtube (clik aquí y suscribirse) y   Facebook haciéndote fan de Andronikos y dejándonos un mensaje (click). En nuestra página de Facebook hacer click en “LIKE”.